lunes, 15 de marzo de 2010

Viva la Pepa

Semana de reflexión


Según ha declarado el Presidente del Gobierno, Don José Luis Rodríguez Zapatero, el próximo viernes 19 de marzo un Consejo de Ministros reunido al efecto en Sevilla aprobará el Proyecto de Ley de Economía Sostenible.


Si finalmente se cumpliese con lo anunciado, se trataría de una cruel ironía. El 19 de marzo de 1812 se promulgó la Constitución de Cádiz, popularmente conocida como La Pepa, mediante la que se estableció el principio constitucional de separación de poderes. Según se disponía en su artículo 17, la potestad de aplicar las leyes en las causas civiles y criminales residía, a partir de la aprobación de La Pepa, en los Tribunales establecidos por la ley.


La Disposición Final Primera de la Ley de Economía Sostenible contraviene el derecho al juez predeterminado, en la medida que se establece una jurisdicción ad hoc para cerrar páginas web que, a juicio de una comisión administrativa, puedan vulnerar derechos de propiedad intelectual. Una disposición legal de tales características quebrantaría no sólo lo establecido en la Constitución de 1978, sino lo dispuesto en la mismísima Pepa de 1812. Aprobar una ley semejante un 19 de marzo es un sarcasmo mayúsculo.


Esta semana tengo que viajar, precisamente a Sevilla, por lo que no podré dedicar mucho tiempo al blog. Pero no quisiera ausentarme sin proponerle una reflexión al Presidente del Gobierno.


El pasado sábado 13 de marzo se conoció la sentencia de un juez español, Raúl García Orejudo, en la que se establece que los enlaces de Internet y las redes P2P no constituyen ilícito alguno. ¿Le recuerda algo la fecha, señor Rodríguez Zapatero?

Un 13 de marzo de hace seis años, las nuevas tecnologías aportaron un soplo de aire fresco a nuestra democracia, mediante un SMS masivo. Recuerdo muy bien aquella noche, y sobre todo recuerdo las conversaciones telefónicas que mantuve con un joven periodista, cuyo contenido sólo revelaré en mis memorias de ultratumba.


Aquel SMS nos dio una lección a todos, y anunció los cambios revolucionarios que las tecnologías de la comunicación iban a traer a nuestro sistema político. El concepto de jornada de reflexión cambió para siempre.


Aquel Gobierno sólo dispuso de 24 horas de reflexión. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dispone de una semana para evitar un grave error político.


Yo le aconsejaría que emplease bien esta semana, reflexionando sobre los cambios trascendentales que el efecto combinado de Internet y telefonía móvil han traído a nuestra sociedad. Estamos en el ecuador de la legislatura, en el supuesto de que se agote el plazo constitucional. Tanto si las elecciones se convocan dentro de dos años, como si se convocan después del semestre de Presidencia Europea, la capacidad de movilización telemática de la sociedad española será infinitamente mayor que lo fue el 13 de marzo de 2004.


España necesita una economía sostenible, que no esté basada en la especulación a corto plazo, sino en una apuesta generacional por la educación y el conocimiento. La Red española puede jugar un papel fundamental en la construcción de un modelo duradero de paz y progreso. Legislar en contra del futuro puede ser un error trágico, de consecuencias incalculables.


Reflexione, señor Zapatero. Escuche, sobre todo, a las personas inteligentes que tiene sentadas en el Consejo de Ministros, y en especial a la que pronunció la frase más inteligente en lo que llevamos de legislatura, su ministra de Defensa. Los negocios privados no deben ser protegidos con cargo al erario público: quien quiera protegerse de la “piratería”, que contrate mercenarios.


Recuérdelo el próximo 19 de marzo. Y repita conmigo: Viva la Pepa. La auténtica.


Jaque Perpetuo

About Us

noalcierredewebs.com